Francisco de Miranda y la imprenta como instrumento de libertad


Decía el historiador merideño Tulio Febres Cordero: “Si fábricas y talleres hay allá entre las llamas inmensas del Sol, allá debió de ser fundida esa máquina ardiente y poderosa, que lanza rayos como la nube, rayos que no se apagan, sino que viven a través del tiempo y las generaciones, alumbrando la tierra como lámparas inextinguibles, porque son los rayos perdurables de la inteligencia.”[1] Sin embargo, los “rayos perdurables de la inteligencia” que se desprenden de la imprenta durante los años de la dominación colonial peninsular en América, fueron utilizados como los más siniestros instrumentos de represión y control social sobre los aborígenes del Nuevo Mundo, sirviendo de arma para justificar la explotación, la esclavitud y el exterminio. Creo que el texto con el que la Biblioteca Nacional rememoraba, en el año ’92, el Encuentro de Dos Mundos es sumamente emblemático en este sentido: “[...] la convivencia, forzada y violenta, fue superando la impotencia expresiva de las palabras y de los signos. La atracción de lo maravilloso y la repulsión hacia lo desconocido, la exaltación y la humillación que atrajeron y sujetaron a todos aquellos hombres, produjeron nuevas palabras; las que, por vez primera, los comunicaron: las traducidas. Así como el mestizaje de los cuerpos generó a los seres, la oposición y la coexistencia de palabras y de fonemas generó la necesidad de transmitirlos y verterlos, y acabaron por ser todos reinventados en la traducción y en la escritura. Y ello, en una coyuntura del todo excepcional: se iniciaba un cambio revolucionario para la historia de entonces. En efecto, todas esas escrituras habrían podido circular, rápida y copiosamente, por todo el mundo, porque se volverían libro, libro impreso.”[2]
El proceso emancipador, marco en el que se establece tardíamente la primera imprenta en Venezuela, debería ser analizado y comprendido no sólo como un fenómeno bélico, sino como el resultado del reto de la élite criolla para establecer - bajo su gobierno - un nuevo orden social y una nueva distribución de la propiedad. En efecto, una vez agotado el modelo colonial eurocéntrico, se hace patente la necesidad de adoptar nuevas formas de relaciones sociales, políticas y económicas, que significaran una ruptura definitiva con el esquema impuesto desde la Metrópoli, que dicho sea de paso transitaba por una grave crisis que le impedía, incluso retener el poder dentro de la misma Península.
Por otra parte, el fraccionamiento ideológico y político, fruto de los conflictos internos producidos dentro de los grupos sociales - tanto en España como en Venezuela - aparentemente herméticos y relativamente homogéneos, así como la pérdida de forma, injerencia y credibilidad de las instituciones metropolitanas encargadas de controlar las posesiones americanas, generan en el seno de la sociedad colonial la más profunda urgencia de poner en marcha cambios estructurales radicales. Por lo tanto, carece de sentido hablar de la Independencia como un evento exclusivamente político o militar, en cuyo espacio quedara inalterable la estructura social colonial, por el contrario, y a pesar de que existan algunas interpretaciones según las cuales tan sólo se trató de un cambio de individuos en el poder, los acontecimientos del proceso entero - desde 1795 hasta 1830 – demuestran radicalmente lo contrario.
En este ámbito, Francisco de Miranda juega un papel determinante. De él, la imagen más conocida es la que se expone en la Galería de Arte Nacional de Caracas, nacida del pincel de Arturo Michelena, y que lleva por título: "Miranda en la Carraca", en donde se muestra un Miranda taciturno, vencido, derribado por la adversidad, como lamentablemente ha pasado a nuestra memoria colectiva, pero Miranda es mucho más que el personaje inmortalizado en su tristeza y en su derrota por un artista que nunca conoció a su modelo, es un intelectual, un político, un pensador, un hombre que, además, se preocupó por llevar a su tierra de origen - y de ponerlo al servicio de la libertad americana - uno de los más importantes inventos de la humanidad: la imprenta.
Sin lugar a dudas, son muchos los temas que vinculan a Francisco de Miranda con la historia del libro de los siglos XVIII y XIX: sus lecturas de los clásicos, su concepción de una biblioteca ilustrada, su conocimiento de las bibliotecas europeas, las relaciones personales y políticas tanto con escritores como con muchos otros de los personajes de gran relevancia de la época, y podríamos seguir enumerando una larga lista de temas en los que se hace evidente su universalidad como intelectual creador e impulsor del libro y la lectura, pero por sobre todo, es imprescindible destacar su importancia con relación a la historia de la imprenta americana, y venezolana en particular, como instrumento esencial para la circulación de las ideas de libertad, especialmente en el ámbito caribeño.
Cronológicamente es posible definir tres momentos relevantes de su vida, durante los cuales la imprenta juega un papel significativo: El primero, está relacionado con los años en los que se ocupa de la publicación y difusión en el Caribe de la obra del Abate Viscardo, a fines del siglo XVIII. El segundo, se refiere al intento de hacer llegar a Venezuela la que hubiera sido la primera imprenta en el territorio de la provincia de Venezuela, durante la expedición revolucionaria que llevara a cabo a bordo del Leander en 1806, a la Vela de Coro. Y por último, el alcance que habría de adquirir la libertad de imprenta en el proyecto constitucional de 1811, durante su único y fallido gobierno.
I.- Publicación y difusión de la obra del Abate Juan Pablo Viscardo y Guzmán.
Nacido en Pampacolca, Arequipa (Perú) en 1748 y muerto en Londrés en 1798, el Abate Viscardo o el Abate Rossi, como se le conoció durante sus años londinenses, fue uno de los jesuitas expulsos de América por orden de Carlos III en 1767 - cuando apenas él y su hermano acaban de hacer los primeros votos dentro de la orden - y quien, desde Europa, Italia e Inglaterra particularmente, continuó la lucha independentista, que en el campo de las ideas - las cuales pueden asociarse a las de J.J. Rousseau y a las de Raynal[3] - ya había iniciado antes de su exilio.
Inglaterra, desde fines del siglo XVIII, se había convertido en el punto neurálgico donde confluían los americanos de ideas y aspiraciones independentistas, en busca de respaldo económico y bélico para sus planes revolucionarios. La pérdida de la Trinidad, en 1797, en manos de los ingleses, significa para la corona española no sólo una considerable disminución de su control político y comercial en el Caribe, sino, peor aún, se corría el riesgo de una invasión desde la isla dirigida por Miranda y apoyada ideológica, política, militar y económicamente por las autoridades inglesas, especialmente por el gobernador coronel Thomas Picton, lo que hubiera significado que la colonia entera cayera en manos de la ‘pérfida Albión’. El temor a este peligro inminente es notorio en la correspondencia oficial y reservada entre las autoridades metropolitanas establecidas, tanto en las islas como en Tierra Firme. El 23 de agosto de 1803, Miguel Herrera, Gobernador de Margarita le escribía al entonces Capitán General de Caracas, Manuel de Guevara y Vasconcelos: “Señor Capitán General en cumplimiento de mi celo por el servicio del Rey, y tranquilidad de sus posesiones estoy siempre velando las noticias de las Islas, y en particular de la de Trinidad de donde me dice un comisionado con fecha de 20 del corriente lo siguiente. Este Gobierno piensa en hostilizar la Costa Firme, contribuyendo a su levantamiento, para lo cual se espera a Miranda que ha echo el proyecto remitiendo unos libritos de 30 hojas, en los que se habla en contra de los Gobiernos, y propone el modo de terminarlos con otra porción de cosas perversas, y de infernales ideas [...] También me asegura le ha dicho un confidente mío, que no lo escribe por temor, hay orden del Gobierno Inglés, para ir reuniendo, y dando protección a los prófugos de las cárceles de toda la Costa Firme, y aquellos perseguidos que son los que comunican las noticias que necesitan, y que uno de los más estrechos cargos que se le hacen a Picton es el por qué no trabajó más en la inquietud de estos habitantes para hacer a ellos felices, y por conclusión dice sabe mucho, y que uno de los libritos me lo mandará, pero que hay basto proyecto y que Miranda es el de él.”[4] Un librito de 30 hojas, sin duda la "Carta" de Viscardo.
Ante la imposibilidad de regresar a América y ya cerca de la muerte, Viscardo había entregado a Rufus King, Ministro de los Estados Unidos en Londres, el fruto más preciado de su actividad política durante esos años: sus manuscritos, los cuales recibió Miranda de manos de King. De entre ellos elige el Precursor la "Lettre aux espagnols americains", la cual se encargaría, con gran celo, de hacer imprimir y difundir por el Caribe. La primera edición, en francés, la llevó a cabo en Londres, en 1799, con falso pie de imprenta “Philadelphie”. La edición en castellano, traducida por el propio Miranda, de la "Carta derijida [sic] a los españoles americanos" es también londinense (1801), ambas de la imprenta de P. Boyle. La edición inglesa es mucho más tardía, data de 1808, y aparece incluida en el libro de William Burke titulado: "Additional reasons for our immediately emancipating Spanish America". La edición en francés fue poco difundida en América, y aparentemente, sólo entre aquellos personajes que Miranda consideraba cultural y políticamente capaces de entenderla. Envió inmediatamente cuatro ejemplares a Pedro José Caro, en la isla de Trinidad, y otro a la Martinica, para que les fueran entregados al gobernador Thomas Picton y a su amigo Manuel Gual. También la remitió, probablemente, al general Hamilton en los Estados Unidos; mientras tanto, el economista y naturalista neogranadino Pedro Fermín de Vargas se encargaba de difundirla en París.
Lo cierto es que Miranda no llegó a conocer personalmente a Viscardo, a pesar de haber coincidido con él en Inglaterra en uno de sus viajes, como lo demuestra el informe dirigido por el traidor Pedro José Caro al Ministro de Estado español, Mariano Luis de Urquijo desde Hamburgo, el 31 de mayo de 1800, a cerca de los “manejos” de Miranda. Dice Caro: “El impreso adjunto es también pieza de consideración. Este jesuita residió en Londres algunos años, solicitado y bien pagado (a la moda de Inglaterra), estando no sólo en paz, sino en alianza con la España, y ni a mi me indicaron conocer a semejante hombre, ni a Miranda a su arribo. Tres semanas después de su muerte supimos de él, porque, habiendo estado Miranda por la primera vez a visitar el embajador de los Estados Unidos de América, éste le refirió que un jesuita, incumbido por el mismo gobierno inglés de planear la emancipación de la Hispanoamérica, disgustado ya de la conducta equívoca del gabinete sobre el particular, ya inclinado a la libertad absoluta del continente de norte a sur, ya declinando en deseos de conquista etc., había buscado su amistad (del embajador) como por desahogo... que acababa de morir dejándole todos sus papeles, libros y dinero etc. Uno de los manuscritos es éste que Miranda hizo imprimir (no hay tal que fuese en Philadelphia), para hacerlo circular en Europa, a fin de preparar una segunda edición: algunos ejemplares llevó Vargas a París, otros le han ido a Gual, que probablemente habrán pasado a Caracas.”[5]
Desde su exilio caribeño, el capitán retirado Manuel Gual, uno de los principales cabecillas, junto con José María España y Juan Bautista Picornell, de la conspiración de La Guaira de 1797, establece vínculos epistolares con Francisco de Miranda. La primera de las cartas de la que se tenga noticia es la del 12 de julio de 1799, en la que Gual, en un gesto de humildad, sabiduría y reconocimiento a la acción de Miranda, se ofrece a colaborar con él y le pide que no ceje en su empresa: "Amigo mío: Yo no escribiría a V. si me fuese posible pasar a verle. ¡Miranda! Si por lo mal que le han pagado a V. los hombres: si por el amor a la lectura y a una vida privada como enunciaba de V. un diario no ha renunciado V. estos hermosos climas, y la gloria pura de ser el salvador de su Patria; el Pueblo Americano no desea sino uno; venga V. a serlo... ¡Miranda! Yo no tengo otra pasión que de ver realizada esta hermosa obra, ni tendré otro honor que de ser un subalterno de V."[6]
Por su parte, Miranda le envía a Gual un ejemplar en castellano de la "Carta derijida [sic] a los americanos" para que la haga correr por las islas, en respuesta, el guaireño glosa a Viscardo, y es probablemente una de las primeras veces que aparece citada la "Carta" en el epistolario de la época: Los particulares, dice Viscardo, conquistaron este imperio para el despotismo, ellos lo conquistarán para la libertad”, refiriéndose a los revolucionarios guaireños, quienes por su parte, con el apoyo de ingleses, franceses, holandeses, daneses y suecos del Caribe, se estaban organizando para regresar a Tierra Firme a continuar la tarea iniciada en La Guaira, y continua Gual diciendo: “He leído con un santo entusiasmo la carta de Viscardo; hay en ella bocados de una hermosura, y de una energía originales.” [7] Miranda, a su vez le responde a Gual: “[…] celebro haya llegado a sus manos la mía del 4 de Octubre 1799, junto con el papel de Viscardo. Esta templanza y buen juicio es menester que adaptemos en nuestros asuntos si queremos tener amigos de afuera, y reunir entre nosotros mismos el mayor número: además de que ¡todo lo que es muy exaltado quema, o destruye con la violencia! No cortaremos el árbol (dice Usted) podarémoslo; no derribaremos los Altares, mas dejaremos a la mano lenta del tiempo la reforma, etc., muy bien, sigamos esta conducta prudente y sabia, y no dude Usted que los resultados sean favorables y muy ventajosos para todo el mundo.” [8]
Pero también pasaron ejemplares de la obra a otros lugares de América, como señala Miguel Battliori: “El escrito de Viscardo ha sido juzgado contradictoriamente ya desde los tiempos inmediatos a su muerte: Miranda, escribiendo a Gual, lo alababa por su ‘templanza y su buen juicio’, mientras los severos inquisidores de México consideraban la Carta ‘falsa, temeraria, impía y sediciosa’ [...] De lo que no puede dudarse es que ha representado un papel en la historia de emancipación americana, por obra de la propaganda mirandina sobre todo.”[9]
II.- Los orígenes de la imprenta en Venezuela y la imprenta mirandina del Leander.
En 1797, a raíz de haber sido descubierta la conspiración de La Guaira: “[...] tomó la Audiencia entre otras precauciones, las de publicar la pena de muerte contra cualquiera que sea convencido de la fijación de semejantes papeles [...].”[10] Tal medida, en lo inmediato, responde al hecho de haber sido descubierto un pasquín sedicioso, pero más aún, dicha representación también hace referencia a la falsificación de una Real Cédula, la pregunta evidente: ¿dónde fueron impresos tales papeles? Podríamos dar, al menos, dos posibles respuestas a esta cuestión: la primera, que hayan sido impresos en la isla de Trinidad, y la segunda, en Tierra Firme en una “imprenta de camino”.
Uno de los primeros indicios de la existencia de la imprenta en Venezuela, aparece en un informe de la Junta de Autoridades[11] celebrado en Caracas en 1795, en el cual se hace referencia a cierto papel encontrado en la ventana del Obispo en noviembre de ese año, el cual sirvió de pista para comenzar a buscar por los alrededores una imprenta de camino, en la cual suponía había sido impreso. Por su parte, Alejandro de Humboldt afirma que: “Un francés, el Sr. Delpeche, entroncado con una de las familias más respetables del país, la de los Montillas, tiene el mérito de haber establecido por primera vez una hermosa imprenta en Caracas. Espectáculo bastante extraordinario es, en los tiempos modernos, ver cómo un establecimiento de este género, que ofrece el mayor de los medios de comunicación entre los hombres, ha seguido y no precedido a una revolución política.”[12] Pero existe la sospecha de que Humboldt no hubiese sido testigo de tal maravilla, y que la información la haya recibido del propio Delpeche en su visita a Europa varios años después de la del propio Humboldt a Venezuela. Por otra parte no se conocen impresos que puedan servir para constatar tal afirmación. Tampoco se menciona la existencia de imprenta alguna en Venezuela, en los documentos del alzamiento de La Guaira.
En cuanto a la polémica según la cual se tiene noticia de haber sido introducida la imprenta en Trinidad el año de 1789, en donde se edita el "Courier de la Trinité Espagnole", lo cual la convertiría en la primera imprenta venezolana, Grases afirma con cierto escepticismo que: “Con todo, a pesar de haber existido con seguridad un taller de imprenta en tierra venezolana, desde 1789 a 1797 con dependencia de Caracas, y luego bajo dominio inglés, no creo que pueda aceptarse como la primera imprenta del país, la de la isla de Trinidad, por cuanto que carece de la trascendencia pública que lleva aparejada siempre la introducción del arte de Gutenberg en cualquier sociedad.”[13] Su establecimiento de por sí, es sin duda un logro capital para cualquier sociedad, y por el contrario, no se puede medir su importancia por el volumen de lectores, especialmente en una época de altísimos niveles de analfabetismo, sino por los efectos políticos de sus impresos.
            Se trata de un proceso ciertamente lento, rodeado de grandes inconvenientes, particularmente políticos e ideológicos, durante el cual Miranda intenta llevar la primera imprenta a Venezuela a bordo del Leander en 1806, en su intento fallido de tomar la provincia de Coro. En ella imprime, entre otros documentos, la proclama subversiva: "A los pueblos y habitantes del Continente Américo-Colombiano", durante la expedición a Jacmel entre febrero y marzo. Pero no pudo esta imprenta llegar a Tierra Firme, quedando en Trinidad los implementos tipográficos, que debieron ser puestos a la venta para sufragar parte de los gastos de la expedición, de donde en 1808 fueron trasladados a Caracas por Matthew Gallagher y James Lamb, con la protección del gobierno colonial, a cargo del Capitán General Juan de Casas. José María Restrepo explica “Habían llegado a Venezuela noticias exageradas de las ventajas que los patriotas españoles consiguieron sobre los franceses en los primeros años de su heroica revolución. Para circular estas noticias y excitar por su medio el entusiasmo de los pueblos, el capitán general Casas permitió el establecimiento de la primera imprenta que hubo en Caracas, concurriendo el intendente don Juan de Arce y otros empleados a remover los obstáculos y dificultades que algunas autoridades superiores oponían.”[14] Sea como fuere, la imprenta del Leander fue como su propietario: Precursora; y en todo caso, se considera como el primer libro impreso en Venezuela, el "Calendario Manual y Guía Universal de Forasteros en Venezuela" para el año de 1810, impreso por Gallagher y Lamb en la imprenta que Miranda les había vendido.
Paradójicamente, durante poco más de un año, a partir del 24 de octubre de 1808, fue utilizada como órgano del régimen español, en ella se imprime la "Gazeta de Caracas", primer periódico publicado en territorio venezolano. A partir de ese momento, esta imprenta sufrió sucesivos cambios de mano, así como la propia "Gazeta", unas veces patriota, otras realista. En este sentido, es de hacer notar la importancia del contenido temático, político y filosófico, durante sus períodos patrióticos. En 1810, publica en varias entregas el emblemático texto: "Derechos de la América del Sur y México", escrito por el irlandés William Burke, a quien Miranda había invitado a visitar Venezuela, y cuyas ideas están asociadas a las de Tomas Paine, e incluso refiere R. Díaz Sánchez: “[...] similares a las de Picornell, que sirvieron de meollo al movimiento de Gual y España.”[15]
A la imprenta de Gallagher y Lamb le sigue, desde 1810, año en que emigra a Caracas, la del jacobino francés - haitiano por adopción - Juan Baillío[16], formando sociedad con Luis Delpech, la cual pasaría de ser la imprenta oficial realista a la imprenta oficial republicana. El primer periódico que sale de este taller es el "Semanario de Caracas", de circulación dominical, cuyos fundadores y redactores fueron el licenciado Miguel José Sanz y el médico José Domingo Díaz. Curiosamente, todos los documentos del Congreso Constituyente de 1811, precisamente en el gobierno de Miranda, se publican en la imprenta de Juan Baillío y no en la de Gallagher y Lamb.
III.- La libertad de imprenta en el proyecto constitucional de 1811
Se ha dicho, contrariamente a lo que se creía, que la imprenta fue introducida en Venezuela como instrumento de difusión de los acontecimientos que venían sucediéndose en la Península en su lucha contra la invasión napoleónica, es decir en los primeros años del siglo XIX. Ciertamente, y en buena medida, las ideas revolucionarias llegaban precisamente desde la Metrópoli, tal es el caso el editorial de la "Gazeta de Caracas" del 25 de febrero de 1810 (para esa fecha estaba en poder de los realistas) que lleva por título: "La Ilustración y la virtud que hacen las naciones libres e independientes", el cual, obviamente no se refería a América, sino a lo que, en ese momento, los peninsulares liberales entendían por nación y libertad: las suyas. Este artículo recoge el siguiente comentario: “Jamás será esclava la nación que quiera ser libre, porque quien quiere serlo prefiere la muerte a la esclavitud”, y en el número del 16 de marzo dejaba asentado que: “La fuerza moral de los Estados es la que los eleva a la Independencia política con que se hacen temer de sus enemigos, respetar de sus vecinos, y establecer con ellos unas relaciones cómodas, útiles y permanentes”. Tales argumentos tenían para ellos una justificación evidente: la lucha que venía produciéndose en España contra la usurpación napoleónica, y en estas circunstancias era preciso reafirmar que las colonias también eran España, y eran, paradójicamente, perfectamente aplicables, en otro contexto, a los ideales de independencia americanos. La magnitud de este asunto, afortunadamente, no fue advertida a tiempo por los realistas.
Ante los avances de Napoleón en España, la Junta Central se había trasladado de Sevilla a Cádiz hasta llegar a su disolución, dando paso a la formación del Consejo de Regencia. A la derrota fernandina seguía la tendencia separatista de los criollos. El 18 de abril 1810 llegaron a Caracas los emisarios del Consejo, justamente cuando mayor era la agitación entre los mantuanos, quienes se unieron para convocar un Cabildo extraordinario para el día siguiente, con la finalidad de tratar sobre la delicada situación del momento. El alcalde José de las Llamozas, reunió - sin el conocimiento, y por lo tanto, sin el consentimiento del Capitán General Vicente Emparan - al Ayuntamiento, muestra evidente de que Emparan había perdido el poder que ahora pasaría a manos de los mantuanos. Instalado el Cabildo, propuso Llamozas la creación de una junta presidida por el propio Emparan, mientras que Martín Tovar exhortaba a desconocer al Consejo de Regencia metropolitano. El resultado de los conflictos fue la destitución del Capitán General y la creación de la Junta Conservadora de los Derechos de Fernando VII, convertida en la “legítima depositaria” de los derechos del pueblo venezolano. Ese mismo año, el Marqués del Toro es derrotado en Valencia y Francisco de Miranda proclamado Teniente General de los Ejércitos de Venezuela. La Junta Suprema decreta la creación de la Sociedad Patriótica organizada por Juan Germán Roscio y Francisco Javier Ustáriz. Por disposición de la Junta de Gobierno, la Regencia declara rebeldes a los “súbditos” venezolanos. Fue así, como el periódico "El Patriota Venezolano", sería concebido como órgano de esa Sociedad, del cual fueron editados, que se sepa, siete números. La iniciativa para su creación procedió de Vicente Salias y Antonio Muñoz Tebar, adoptando el lema tomado del fabulista Fadro: Nisi utile est quod fascimus stulta est gloria, en castellano: Si no es útil lo que realizamos, la gloria que ello nos reporte es vana. Pero lo más importante es que este fue el periódico del Congreso Constituyente de 1811, creado por resolución del 25 de junio de 1811, en el cual se publican los diarios de debate. En el número 2 se reproduce el Acta de Independencia. Fueron publicados en total 26 números, pero aparentemente sólo se conocen 22, fechado el último el 28 de noviembre de 1811. Aparece, asimismo, como fascículo la Constitución Federal. Vale la pena mencionar también el "Mercurio Venezolano", dirigido por Francisco Isnardy, Secretario del Congreso Constituyente, del cual se editaron tres números en enero, febrero y marzo de 1811 respectivamente. Su lema: Vires adquirit eunde, es decir: La fuerza se adquiere marchando.
Por otra parte, también es cierto que la controversia historiográfica con relación a las persistentes fórmulas de adhesión y fidelidad a Fernando VII, ha puesto en tela de juicio la verdadera intención del movimiento de abril de 1810, falseando la genuina intención de ruptura definitiva con la Corona, con la ambigua justificación según la cual, la existencia de la Junta Suprema centraba su legitimidad, en la ‘imperfección’ de un estado como el que daba origen a la creación de dicha Junta, por lo que sólo ella podía ser y era de hecho “depositaria legítima del poder”. Ciertamente, en tales circunstancias era preciso establecer una institucionalidad sólida, pero los intereses mantuanos sobre el destino político de la que, hasta ese momento, era la Capitanía General de Venezuela, estaban divididos. Miranda en sus notas sobre Caracas para Richard Wellesley, Jr. escritas en Londres a fines de julio de 1810, manifestaba su opinión en este sentido: “Los criollos que poseen por su número y riquezas una influencia predominante sobre las otras clases, están aprovechando con placer la oportunidad de emanciparse del orgullo y de la codicia de los Gobernadores españoles y de obtener el poder, del cual están celosamente excluidos con todo el riesgo y perjuicio de la agricultura y del comercio.”[17] Es evidente la tenacidad y regularidad con que la Junta, conformada por los mismos que depusieron a Emparan, asienta en cada documento oficial manifestaciones de obediencia y aun de simpatía hacia Fernando VII, así como su deseo de que volviera a gobernar, restituyéndosele los derechos usurpados por Napoleón.
Concluidas las elecciones para la formación del Congreso Nacional y reunido por primera vez en marzo de 1811, desaparece del panorama político la Junta Conservadora de los Derechos de Fernando VII, para dar paso al nuevo cuerpo colegiado. A pesar de que los representantes al Congreso rinden juramento el 2 de marzo de 1811 - en cuya fórmula existe implícita la construcción del Estado-, manifestando su voluntad y decisión de combatir cualquier tipo de sometimiento que pretendiera impedir la independencia absoluta, cuando la confederación de sus provincias la juzgare conveniente. En la práctica, hubo quienes trataron de apegarse a las instrucciones recibidas de sus electores; sin embargo, a excepción de Manuel Vicente Maya, y digamos que por decisión unánime, establecieron que el Congreso era soberano en cuanto a las decisiones que en su seno se tomaran con relación a cual habría de ser la Constitución más adecuada, lo cual significaba que en adelante, la participación sería mayor, ya que permitía, en alguna medida, la inclusión de grupos sociales los cuales, anteriormente y en particular en el seno del Ayuntamiento de Caracas, no habían tenido ningún acceso a las instituciones coloniales, tal es el caso de los pardos. Pero si bien esto fue un logro importante, en lo sucesivo, los conflictos adquirirán nuevos matices por causas como las señaladas más tarde por el propio Bolívar: “El espíritu de partido decidía en todo, y por consiguiente nos desorganizó más de lo que las circunstancias hicieron. Nuestra división, y no las armas españolas, nos tornó a la esclavitud.” [18]
            Lógicamente, para llegar a establecer una Constitución que “federara” tan contrastantes regiones, era imprescindible lograr primero la independencia absoluta. Bolívar y Peña, con más audacia y lucidez, en sus discursos desde la Sociedad Patriótica, presionaban al Congreso con la intención de convencerlo de que sin independencia absoluta no habría posibilidades de establecer ningún tipo de autonomía con respecto a la corona y, por supuesto, mucho menos de las provincias entre si. Precisamente, sería esta división de criterios la que habría de propiciar la dictadura de Miranda, puesto que: “Al poco tiempo de estampadas las firmas de nuestros notables repúblicos para refrendar la independencia absoluta se producen los primeros alzamientos realistas. Se envía al marqués del Toro a doblegarlos y es reiteradamente derrotado. Sólo se le da el mando del ejército a Francisco de Miranda, con el título de General en Jefe, el 19 de julio de 1811, ante la negativa del aristócrata en cuestión de asumir la jefatura suprema de una república acorralada. No cuenta don Sebastián Francisco de Miranda con la confianza de la mayoría de los mantuanos que integran las altas jerarquías gubernamentales”[19], y es especialmente a tal incompatibilidad de intereses - cuyo símbolo más evidente es la implantación de un sistema federal - a lo que Bolívar atribuye la pérdida de la Primera República.
La mayor contradicción en este sentido, esta relacionada con la notable producción impresa que circulaba en todas las provincias, orientada hacia la consecución de la Independencia, especialmente cuando el acceso a la misma quedaba restringido a la élite lectora. Juzga Bolívar como un desacierto político, el que la Junta hubiese fundado su política: “[...] en los principios de humanidad mal entendida que no autorizan a ningún Gobierno, para hacer por la fuerza libres a los pueblos estúpidos que desconocen el valor de sus derechos.”[20] Desconocimiento que no era otra cosa que el fruto de la ignorancia y del temor hacia las enquistadas instituciones coloniales y al poder de sus ministros.
Con no pocos tropiezos y una vez instituida la República, en 1811, la legislación sobre la libertad de imprenta se había convertido en una de las principales preocupaciones de los tribunos del Congreso Constituyente y por supuesto de Miranda. La Constitución Federal promulgada ese año, en el Capítulo octavo: "Derechos del hombre que se reconocerán y respetarán en toda la extensión del Estado". Sección segunda: "Derechos del hombre en sociedad". Artículo 181, expresa: “Será libre el derecho a manifestar los pensamientos por medios de la imprenta; pero cualquiera que lo ejerza se hará responsable á las leyes, si ataca, y perturba con sus opiniones la tranquilidad pública, el dogma, la moral cristiana, la propiedad, honor, y estimación de algún ciudadano.”[21] Así pues, en concordancia con éste artículo, el Congreso Constituyente establece la primera ley de imprenta republicana, encabezada con el siguiente preámbulo: “Satisfecha la Sección Legislativa de Caracas de que la Imprenta es el canal más seguro para comunicar a todos las luces, y que la facultad individual de los ciudadanos de publicar libremente sus pensamientos e ideas políticas es no sólo un freno de la arbitrariedad de los que gobiernan, sino también un medio de ilustrar a los pueblos en sus derechos y el único camino para llegar al conocimiento de la verdadera opinión pública; ha venido en declarar el libre uso de la Imprenta [...]”. [22] Quedaba, pues, derogada, con esta novedosa ley, la vieja tradición legislativa indiana, especialmente la censura de obras de carácter político, como reza en el artículo segundo: “Por tanto, queda abolida toda censura de las obras políticas precedente a su impresión y derogadas las leyes que exigían previa licencia, especialmente la ley 1ª, título 24, libro 1º de la Recopilación de Indias, que disponía no se imprimiese papel alguno que tratase de materias de estos dominios, sin especial licencia del Consejo que llamaban de Indias.”[23] Con miras a proteger la recién instaurada independencia, aún habría de permanecer la prohibición tanto de: “[...] líbelos infamatorios, los escritos calumniosos, los licenciosos y contrarios a la decencia pública y buenas costumbres [...]”, así como de “[...] los escritos subversivos del sistema adoptado y establecido en Venezuela, el cual consiste, principalmente, en su libertad e independencia de cualquier otra potencia o soberanía situada fuera de su territorio; y los autores o impresores que los publicaren serán castigados con las penas establecidas en derecho y en este reglamento.”[24] El artículo 14 obligaba a solicitar la licencia expresa del gobierno, para el establecimiento de la imprenta y el 17 advierte severas penas a quien publicara escritos religiosos sin autorización eclesiástica. En el capítulo I, artículo 18, proclama con respecto a la religión católica que: “[...] su protección, conservación, pureza e inviolabilidad será uno de los principales deberes de la representación nacional, la que no permitirá jamás en todo el territorio de la Confederación ningún otro culto público ni privado, ni doctrina contraria a la de Jesucristo”, y como advierte Gil Fortoul: “En esto se aparta de su modelo norteamericano, que prohíbe al Congreso (Enmiendas, art. I ) dictar leyes que establezcan una religión o prohíban el libre ejercicio de cualquiera.”[25] En consecuencia, quedaban exceptuados los textos que “[...] directamente trataren de materias de religión, en lo tocante al dogma o disciplina fundamental, pues desde luego, quedan sujetos a la previa censura de los ordinarios eclesiásticos, según lo establecido en el concilio de Trento.” Dicha censura se haría conforme “[...] al espíritu de la constitución Solicita et provida del Santísimo Padre Benedicto XIV y a lo que dicta la equidad.” [26] Se consolida así la religión de Estado.
Durante ese mismo año, Bolívar, había adquirido su propia imprenta en colaboración con don José Tovar (en la que luego habría de publicar el "Correo del Orinoco" en Angostura), mientras Gallagher y Lamb establecían en Valencia una prolongación de la que ya tenían en Caracas.
Con la caída de la Primera República comienza una nueva etapa de acoso ideológico, de ello dan cuenta las medidas que toma Monteverde, después de la capitulación de Miranda, para perseguir todo impreso que hiciera mención a la Independencia, en cuya misión contaba con el apoyo del arzobispo Coll y Prat, quien poco después respaldaría a Bolívar. Al respecto afirma Arístides Rojas que Monteverde: “Dueño de la misma imprenta que había pertenecido a los patriotas, la pone en movimiento para realzar su triunfo y denigrar a los vecinos, en tanto que por todas partes se hace proclamar como legítimo salvador de los derechos de Fernando.”[27] Pablo Morillo seguiría sus pasos como recuerda José María Rojas: “Hable por nosotros el General Morillo, jefe de la expedición que en 1815 salió de Cádiz contra Venezuela, compuesta de quince mil hombres, el gran navío San Pedro, y sesenta y cinco buques de tripulación. Dos años más tarde, Morillo había recorrido los territorios de Venezuela y Nueva Granada, y convencido tal vez de su próxima y final derrota escribe á su teniente el coronel Cerruti, Gobernador de Guayana, la siguiente carta interceptada después de la batalla de San Félix: ‘Haga U. en esa lo que yo he hecho en Nueva Granada; cortar la cabeza á todo el que sepa leer y escribir, y así logrará la pacificación de América’. Era esta la preocupación dominante entonces en la Península y no debemos extrañar que su generalísimo la pusiese por obra.”[28] A pesar de esto, se cree que el propio Morillo traía una imprenta, la cual se da por perdida en el hundimiento del “San Pedro Alcántara”. Bolívar, de regreso de la expedición a los Cayos, desembarca en Ocumare de la Costa, el 6 de julio de 1816, trayendo consigo una prensa portátil entregada en Haití por Alejandro Petión.
 Es indudable la significación política e ideológica que tuvo la imprenta durante la Emancipación, como lo expresa Ramón Díaz Sánchez: “Cuando se dirige la mirada a ese corto período de la historia venezolana se advierte la importancia que tuvo la propaganda en aquellos acontecimientos. Puede decirse que todo fue obra de ella. Una propaganda intensiva y hábilmente dosificada, dirigida hacia dos planos distintos: el popular, sobre el cual se volcó la artillería de la Sociedad Patriótica, y el doctrinario, cuyos vehículos fueron los periódicos caraqueños.”[29] Pero lo más notable, es la presencia permanente de Miranda y su influencia en el establecimiento de la imprenta como instrumento de libertad.


[1] Febres Cordero, Tulio, Archivo de Historia y Variedades, tomo 2, p. 92.
[2] Filippi, Alberto, “América en la memoria escrita de su historia”. En: Agenda 1992 (Encuentro de Dos Mundos 1492-1992), p. 3.
[3] Battliori, Miguel, S.I., El Abate Viscardo (Historia y mito de la intervención de los jesuítas en la Independencia de Hispanoamérica), p. 147
[4] AGI Estado 71. N. 6, Gobernador de Margarita sobre proyecto de ingleses en Trinidad. Copia de carta reservada de Miguel Herrera, gobernador de Margarita, a Manuel de Guevara Vasconcelos, transmitiéndole las noticias que le ha enviado un comisionado de Trinidad sobre los proyectos de Miranda para sublevar Tierra Firme, para lo que ha remitido unos libritos en los que se habla en contra de los gobiernos. (Margarita, 23 agosto 1803), fols. 1r-1v
[5] "Pedro José Caro revela al Ministro de Estado, Mariano Luis de Urquijo, los manejos de Miranda, y da noticias sobre los escritos de Viscardo". AGI, Estado, Caracas, leg. 4 (125/9), ahora en: Battliori, Miguel, S.I., El Abate Viscardo ..., Documento 77, pp. 295-296.
[6] AGI Estado 61. N. 24. Carta de Gual a Miranda, Puerto España, Trinidad, 12 de julio de 1799. Expediente sobre conspiración denunciada por Pedro José Caro. Expediente reservado sobre la conspiración para hacer independientes la colonias hispano-americanas denunciada por Pedro José Caro, uno de los conjurados de Miranda, fol. 1v.
[7] Idem.
[8] AGI Estado 61. N. 24. Carta de Miranda a Gual, Londres, 20 de abril de 1800. Expediente sobre conspiración denunciada por Pedro José Caro. Expediente reservado sobre la conspiración para hacer independientes la colonias hispano-americanas denunciada por Pedro José Caro, uno de los conjurados de Miranda, fol. 1r.
[9] Battliori, Miguel, S.I., El Abate Viscardo …, p. 147.
[10] AGI Estado 59, N. 1. Audiencia de Caracas sobre la conjuración descubierta. Representación nº 234 dirigida por la Real Audiencia de Caracas al Consejo de Indias, relatando los sucesos de la conspiración de La Guaira (Caracas, 16 agosto de 1798).
[11] García Ponce, Servando, La imprenta en la Historia de Venezuela, p.17.
[12] Humboldt, Alejandro de, Viaje a las regiones equinocciales, vol. 2, p. 335.
[13] Grases, Pedro, Historia de la Imprenta en Venezuela hasta el fin de la Primera República (1812), p. 43.
[14] Restrepo, José Manuel, Historia de la Revolución de Colombia, t. I, pág.552. citado en: Medina, José Toribio, La imprenta en Caracas (1808-1821) Notas Bibliográficas, pág. VI.
[15] Ramón Díaz Sánchez, La Independencia de Venezuela y sus perspectivas., pág. 90
[16] Véase: Verna, Paul, “Tras las huellas de Juan Baillío, el impresor de la Independencia.”
[17] Miranda la aventura de la libertad, vol. 3, tomo I., pág. 210.
[18] Bolívar, Simón, “Memoria dirigida a los ciudadanos de la Nueva Granada por un Caraqueño”, en: Bolívar, Simón, Escritos políticos, pág. 53. Este documento también es conocido como el “Manifiesto de Cartagena”
[19] Ruíz Chataing, David, (prólogo), Miranda, la aventura de la libertad, pág. 15.
[20] Bolívar, Simón, Op. Cit., pág. 48
[21] Constitución Federal para los Estados de Venezuela...p. 31.
[22] Polanco Alcántara, Tomás, (comp.), Textos oficiales de la Primera República de Venezuela, vol. II, p. 121
[23] Idem.
[24] Idem.
[25] Gil Fortoul, José. Historia Constitucional de Venezuela, p. 257-258.
[26] Polanco Alcántara, Tomás, Ob. Cit., p. 122. Recuérdese la fecha del Concilio de Trento (1545-1563)
[27] Ibidem, p. 121.
[28] Rojas, José María, (Ministro Plenipotenciario de Venezuela en España), Biblioteca de escritores venezolanos contemporáneos (ordenada con noticias biográficas, p. XI.
[29] Díaz Sánchez, Ramón, La Independencia de Venezuela y sus perspectivas, p. 88



Bibliografía
.- Battliori, Miguel, S.I., El Abate Viscardo (Historia y mito de la intervención de los jesuitas en la Independencia de Hispanoamérica), Caracas: Instituto Panamericano de Geografía e Historia, Comisión de Historia, Comité de Orígenes de la Emancipación Nº 10, 1953.
.- Bolívar, Simón, Escritos políticos, (Selección e introducción Graciela Soriano), (Col. El libro de bolsillo, n. 175), Madrid: Alianza Editorial, 1975.
.- "Constitución Federal para los Estados de Venezuela", en: El pensamiento constitucional hispanoamericano hasta 1830, (Compilación de Constituciones sancionadas y proyectos constitucionales. Venezuela. Constitución de Cádiz, 1812), Caracas: B.A.N.H., 1961, vol.V.
.- Díaz Sánchez, Ramón, La Independencia de Venezuela y sus perspectivas, (Biblioteca Popular “El Dorado”, nº 65), Caracas: Monte Ávila Editores, 1973.
.- Febres Cordero, Julio, Establecimiento de la imprenta en Angostura: Correo del Orinoco, Caracas: Universidad Central de Venezuela, Facultad de Humanidades y Educación, Escuela de Periodismo, Instituto de Investigaciones de Prensa, 1964.
.- Febres Cordero, Tulio, Archivo de Historia y Variedades, Caracas: Editorial Sur América, 1931.
.- Filippi, Alberto, “América en la memoria escrita de su historia”, en: Agenda 1992 (Encuentro de Dos Mundos 1492-1992). Caracas: Biblioteca Nacional de Venezuela, 1992.
.- García Ponce, Servando, La imprenta en la Historia de Venezuela, Caracas: Monte Avila Editores, 1975.
.- Gil Fortoul, José, Historia Constitucional de Venezuela, Caracas: Parra León Hermanos - Editores, 1930.
.- Grases, Pedro, “Palabras preliminares”, en: Andrés Bello, Resumen de la Historia de Venezuela, Caracas: La Casa de Bello, 1978.
.- Grases, Pedro, De la imprenta en Venezuela y algunas obras de referencia, Caracas: Universidad Central de Venezuela, Facultad de Humanidades y Educación, Escuela de Bibliotecología y Archivología, 1979.
.- Grases, Pedro, Historia de la Imprenta en Venezuela hasta el fin de la Primera República (1812), Caracas: Ediciones de la Presidencia de la República, 1967.
.- Grases, Pedro, La imprenta en Venezuela, Caracas: Seix Barral, 1981.
.- Grases, Pedro, Libros de Bello editados en Caracas en el siglo XIX, Caracas: La Casa de Bello, 1978.
.- Grases, Pedro, Más incunables venezolanos, Caracas: Cromotip, 1960.
.- Grases, Pedro, Miranda y la introducción de la imprenta en Venezuela. Caracas: Creole Petroleum Corporation, 1958.
.- Grases, Pedro, Orígenes de la imprenta en Cumaná, Caracas: Cromotip, 1956.
Humboldt, Alejandro de, Viaje a las regiones equinocciales, Caracas: Monte Avila Editores, 1991. 5 vols.
.- Medina, José Toribio, Contribución a la historia de la imprenta en Venezuela, (Edición Conmemorativa del Centenario del Nacimiento de José Toribio Medina).Caracas: Ministerio de Educación, Dirección de Cultura y Bellas Artes, 1952.
.- Medina, José Toribio, La imprenta en Caracas (1808-1821) Notas Bibliográficas, Santiago de Chile: Imprenta Elzeviriana, 1904.
.- Miranda la aventura de la libertad, (Biblioteca del pensamiento venezolano José Antonio Páez). Caracas: Monte Ávila Editores, 1992
.- Polanco Alcántara, Tomás (comp.), Textos oficiales de la Primera República de Venezuela, Caracas: Biblioteca de la Academia de Ciencias Políticas y Sociales, 1982.
.- Rojas, Arístides, “La imprenta en Venezuela durante la colonia y revolución”. En: A.A.V.V., Materiales para la Historia del Periodismo en Venezuela durante el siglo XIX. Caracas: Universidad Central de Venezuela, Ediciones de la Escuela de Periodismo, 1951.
.- Rojas, José María (Ministro Plenipotenciario de Venezuela en España), Biblioteca de escritores venezolanos contemporáneos (ordenada con noticias biográficas). Caracas: Rojas Hermanos Editores. París: Jouby et Roger Editeurs, 1875.
.- Verna, Paul, “Tras las huellas de Juan Baillío, el impresor de la Independencia.” en: Boletín Histórico de la Fundación John Boulton, Caracas. 10: 5-30, enero, 1966.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada